"Cómo aprendí a manejar" una historia tremenda y dinámica: elenco. Con Javier Poza

Autor: RF Nacional

|

Fecha: 18 Mayo, 2017

"Cómo aprendí a manejar", es una obra teatral que aborda una problemática compleja que es el abuso sexual con la actuación de Sofía Espinosa, Belén Aguilar, Fernanda Echevarría y Armando Espitia quienes se ven en la necesidad de evocar sus propias experiencias a través de la voz de "Cosita", la protagonista de esta historia. En el estudio con Javier Poza, dos de los actores, Sofía Espinosa y Armando Espitia, dieron a conocer que la puesta se está presentando en la sala CCB del Centro Cultural del Bosque que se encuentra detrás del Auditorio Nacional, los lunes y martes a las ocho de la noche y permanecerá hasta el 4 de julio. La puesta en escena es presentada por la compañía de teatro Conejo con prisa, que se instituyó hace tres años "y somos cinco chavos, cinco loquillos y el teatro es algo que nos gusta hacer", comentó en la entrevista con Javier Poza, la actriz Sofía Espinosa. Resaltó que ha hecho más cine que teatro, pero nos gusta mucho el teatro, "por lo que creamos la compañía para encontrar el tipo de personajes e historias que queremos contar y en el caso de 'Cómo aprendí a manejar' fue un texto que nos llamó la atención y nos aventamos a hacer una creación colectiva, no tenemos un director, todos dirigimos". Y Armando Espitia abundó que en realidad querían que fuera una creación colectiva, "empezamos a desmenuzar el texto y a conjugar ideas hasta llegar al ensayo de piso ya todos con las mismas ideas y uno de los aprendizajes fue que tenemos que tener una estrategia y nos fuimos encontrando como por inercia". Destacó que otra de las cosas afortunadas es que todos son amigos, se llevan bien, hay mucho respeto. Sofi dijo que la historia de "Cómo aprendí a manejar" es tremenda, pero la autora del texto, Paula Vogel la cuenta de una manera bastante lúdica "habla de seducción, habla de un contexto familiar bastante roto, habla de cómo estos dos personajes que son el tío y la chica encuentran un escape sólo entre ellos, que finalmente es un abuso sexual de un hombre de más de 40 años con una niña que va de los 11 a los 18 años, es una historia tremenda". Añadió que lo interesante es la manera en que se cuenta. "Y otra cosa que fue uno de nuestros riesgos, es que somos cuatro actores de entre 26 y 28 años que hacemos todos los personajes, entonces fue todo muy intenso y la puesta es muy dinámica y trabajamos también con un colectivo que se llama Luz y Fuerza en la parte de la iluminación". El actor Armando Espitia dijo que al final el texto no deja de proponer una conversación sobre el tema "y creo que uno de los aciertos del texto es que hay como una cierta estridencia, un humor obscuro, que es con el que jugamos", señaló. jhe

Source: Espectaculos