Peña Nieto recibe llamada de Trump tras sismo.

Autor: Radio Fórmula RF BC

|

20 septiembre, 2017

| País

Continúa rescate en Colegio Rébsamen; 32 niños y cinco adultos fallecidos.

Autor: Radio Fórmula RF BC

|

20 septiembre, 2017

| País

Suman 224 fallecidos por sismo en México: Osorio Chong.

Autor: Radio Fórmula RF BC

|

20 septiembre, 2017

| País

Tijuana prepara apoyo con expertos para apoyar a la Ciudad de México.

Autor: Radio Fórmula RF BC

|

20 septiembre, 2017

| Ciudad

Se registra sismo de 7.1 grados en CDMX.

Autor: Radio Fórmula RF BC

|

19 septiembre, 2017

| País

Tijuana recauda 40 toneladas de víveres para damnificados de BCS.

Autor: Radio Fórmula RF BC

|

19 septiembre, 2017

| Ciudad

Dos migrantes mueren atropellados en garita de San Ysidro.

Autor: Radio Fórmula RF BC

|

19 septiembre, 2017

| Ciudad

950 AM Tijuana

1150 AM Mexicali

Emotivo encuentro de Papa Francisco con seis mil víctimas de la guerra

Autor: RF Nacional

|

Fecha: 8 septiembre, 2017

Villavicencio, Colombia.- En un emotivo encuentro que se desarrolló en el Parque Las Malocas con unas seis mil víctimas de la guerra interna que se vivió en Colombia, el papa Francisco pidió a los colombianos no temer al perdón porque "es hora de sanar las heridas". "Colombia abre tu corazón de pueblo de Dios y déjate reconciliar. No temas a la verdad ni a la justicia. Queridos colombianos: No tengan temor a pedir y a ofrecer el perdón", dijo Francisco en un acto donde la mayoría de las víctimas de la guerra estaban vestidas con trajes blancos. "Estoy aquí -dijo- no tanto para hablar yo sino para estar cerca de ustedes y mirarlos a los ojos, para escucharlos y abrir mi corazón a vuestro testimonio de vida y de fe. Y si me lo permiten, desearía también abrazarlos y llorar con ustedes, quisiera que recemos juntos y que nos perdonemos". Enfatizó que él también tiene que pedir perdón y "así todos juntos, podamos mirar y caminar hacia delante con fe y esperanza (…) Desde el primer día he deseado que llegara este momento de nuestro encuentro". "Ustedes llevan en su corazón y en su carne las huellas de la historia viva y reciente de su pueblo, marcada por eventos trágicos pero también llena de gestos heroicos, de gran humanidad y de alto valor espiritual de fe y esperanza. Vengo aquí con respeto y con una conciencia clara de estar, como Moisés, pisando un terreno sagrado". Colombia es "una tierra regada con la sangre de miles de víctimas inocentes y el dolor desgarrador de sus familiares y conocidos. Heridas que cuesta cicatrizar y que nos duelen a todos, porque cada violencia cometida contra un ser humano es una herida en la carne de la humanidad; cada muerte violenta nos disminuye como personas". "Nos reunimos a los pies del Crucificado de Bojayá, que el 2 de mayo de 2002 presenció y sufrió la masacre de decenas de personas refugiadas en su iglesia. Esta imagen tiene un fuerte valor simbólico y espiritual". "Al mirarla contemplamos no sólo lo que ocurrió aquel día, sino también tanto dolor, tanta muerte, tantas vidas rotas y tanta sangre derramada en la Colombia de los últimos decenios. Ver a Cristo así, mutilado y herido, nos interpela. Ya no tiene brazos y su cuerpo ya no está, pero conserva su rostro y con él nos mira y nos ama". Francisco aseguró que el Cristo de Bojayá "nos enseña a transformar el dolor en fuente de vida y resurrección, para que junto a Él y con Él aprendamos la fuerza del perdón, la grandeza del amor". Bojayá es un pueblo de campesinos afrocolombianos, cuya iglesia fue atacada por la guerrilla de las Fuerzas Aramadas Revolucionarias de Colombia (FARC) con cilindros bombas que destruyeron el templo y que causó la muerte de más de 100 personas que se encontraban en su interior.. Francisco escuchó varios testimonios de las víctimas de la guerra, madres que enterraron a sus hijos, mujeres mutiladas por las minas antipersonas, pero también se oyeron los testimonios de victimarios de las guerrillas y de los grupos paramilitares. El jerarca de la Iglesia Católica pidió que "no se resistan a la reconciliación para acercarse, reencontrarse como hermanos y superar las enemistades. Es hora de sanar heridas, de tender puentes, de limar diferencias". "Es la hora para desactivar los odios, renunciar a las venganzas y abrirse a la convivencia basada en la justicia, en la verdad y en la creación de una verdadera cultura del encuentro fraterno", señaló Francisco en un acto que estuvo precedido de música llanera, típica de la región. Con la convivencia se podrá "habitar en armonía y fraternidad, como desea el Señor. Pidamos ser constructores de paz, que allá donde haya odio y resentimiento, pongamos amor y misericordia". Francisco también hizo referencia a los victimarios y aseguró que "hay esperanza para quien hizo el mal; no todo está perdido. Es cierto que en esa regeneración moral y espiritual del victimario la justicia tiene que cumplirse (…) se debe contribuir positivamente a sanar esa sociedad que ha sido lacerada por la violencia". "Ciertamente es un reto para cada uno de nosotros confiar en que se pueda dar un paso adelante por parte de aquellos que infligieron sufrimiento a comunidades y a un país entero. Es cierto que en este enorme campo que es Colombia todavía hay espacio para la cizaña. Ustedes estén atentos a los frutos, cuiden el trigo y no pierdan la paz por la cizaña", agregó. "Aun cuando perduren conflictos, violencia o sentimientos de venganza, no impidamos que la justicia y la misericordia se encuentren en un abrazo que asuma la historia de dolor de Colombia. Sanemos aquel dolor y acojamos a todo ser humano que cometió delitos, los reconoce, se arrepiente y se compromete a reparar, contribuyendo a la construcción del orden nuevo donde brille la justicia y la paz". "¡Cuánto bien nos hace escuchar sus historias! Estoy conmovido. Son historias de sufrimiento y amargura, pero también y, sobre todo, son historias de amor y perdón que nos hablan de vida y esperanza; de no dejar que el odio, la venganza o el dolor se apoderen de nuestro corazón", finalizó Francisco en medio de una ovación cerrada de las víctimas de la guerra. Notimex

Source: Internacional