950 AM Tijuana

1150 AM Mexicali

Propaganda electoral que incluya a niños debe contar con autorización.

Autor: Radio Fórmula RF BC

|

Fecha: 31 diciembre, 2017

(Notimex).- El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) estableció que la propaganda político-electoral debe cumplir requisitos mínimos cuando se difundan imágenes de niñas, niños y adolescentes.

En un comunicado, la Sala Superior del órgano jurisdiccional señaló que el consentimiento por escrito o cualquier otro medio de quienes ejerzan la patria potestad o tutela, es fundamental para proteger derechos de los menores.

Al emitir la jurisprudencia 5/2017, el Tribunal Electoral determinó que el derecho a la imagen de las niñas, niños y adolescentes está vinculado con la garantía a la intimidad y al honor.

Lo anterior, entre otros derechos inherentes a su personalidad que pueden resultar lesionados a partir de la difusión de su imagen en los medios de comunicación, como ocurre con los spots televisivos de los partidos políticos.

Por ello, “si en la propaganda política o electoral se recurre a imágenes de personas menores de edad como recurso propagandístico y parte de la inclusión democrática, se deben cumplir ciertos requisitos mínimos para garantizar sus derechos”.

Entre otros, destaca el consentimiento por escrito o por cualquier otro medio de quienes ejerzan la patria potestad o tutela, así como la opinión de la niña, niño o adolescente en función de la edad y su madurez.

La jurisprudencia referida tiene fundamento en lo dispuesto en los artículos 1° y 4°, párrafo noveno, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en el Artículo 3° de la Convención sobre los Derechos del Niño; 78, Fracción I, en relación con el 76, Segundo párrafo, de la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, y 471 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales.

Este criterio, obligatorio para todas las autoridades y actores políticos, permite al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación proteger el interés superior de niñas, niños y adolescentes.